Hoy la educación hace hincapié en la acumulación de cosas. Pero renunciar a ellas es igualmente necesario. La renuncia no es una pérdida; es altamente provechosa, pues a través de ella adquieren alegría. Renuncia significa libertad, entrega a Dios y entrega al amor. Dios es amor. El amor sólo puede conocerse mediante la expansión del amor. Cuando los estudiantes abandonan las escuelas y las universidades y participan en las familias, sociedades, comunidades y países, deben dar ejemplo de simplicidad, humildad y servicio mutuo. Deben anclar sus vidas en la Rectitud (Dharma) y la sabiduría (Jnana). Así que los maestros y los padres deben imbuirse de esto e instruir a los estudiantes. Eso les ayudará a llevar una vida modelo y llevar a otros a obtener paz y tranquilidad. Deben aprender, más que nada, disciplina y paciencia. La vida es un ejercicio en el sadhana de ‘dar y tomar’. No obtengan deleite sólo del ‘tomar’. ‘Den’ y obtendrán el derecho a ‘tomar’. (Discurso Divino, 8 de febrero de 1987).

Sathya Sai Baba


Suscríbete al pensamiento del día

Llena los siguientes campos para poder recibir el pensamiento del día en tu mail.

*campo obligatorio